Rainboots: Las botas de lluvia nunca pasan de moda.

    Las botas de lluvia protagonistas indiscutidos de este otoño-invierno, han sido la lluviosa Inglaterra a hacerlos conocer y a lanzar la moda en los principios del siglo XIX fue nada menos que el primero duque de Wellington, que fue inmortalizado en un célebre retrato con encima un par de botas estrechas y bajas, en piel ligera, que tomaron luego su nombre. Desde entonces los rainboots fueron lucidos con orgullo por los aristócratas ingleses, de los dandy más de moda y de los gentlemen de campo, ya asumiendo desde entonces un cierta aura de elegancia.
    Fue a mediados del siglo que fue inventado el modo para producir las botas de goma, y desde entonces su difusión ha ido cada vez más aumentando en todo el mundo, sea en ámbito militar que en aquel industrial, pero también en aquel de la moda, tanto que hoy en las colecciones de las marcas más cotizadas no faltan nunca rainboot de cada forma y color.
    A flores o con cada género de prensas, pintados o negros, de goma mixta a barniz o piel: de cualquiera forma y fantasía sean los rainboot, lo importante es la finca firme que proteja de agua y barro: si luego a la funcionalidad se suma aquellos particular en más que los haga distinguir de los otros, las botas de lluvia son realmente irresistibles para cada fashionista que se respeta.


    

    Deja un comentario